Tíscar Almagro

Desde pequeña tuve claro que quería dedicarme a una profesión de ayuda pero con los años he descubierto que la primera ayuda era para mí, entenderme yo para poder comprender y acompañar a otros en ese proceso de aceptación, reconciliación y cambio. El ser humano me fascina y es un regalo enorme poder caminar junto a otros en sus procesos. Hay mucha belleza en tomar la heroica decisión de emprender un camino consciente para descubrirnos, conocernos y liberarnos de lo que nos impide tener una vida más plena. Un camino que a veces es doloroso, que no es fácil, pero que trae grandes recompensas y tesoros.